jump to navigation

Por la dignidad en el puesto de trabajo febrero 4, 2007

Posted by Iván in Economía.
trackback

Boicot a MercadonaAyer paseando por el Centro de Zaragoza fui testigo de la concentración-protesta llevada a cabo por los trabajadores de Mercadona en el Paraninfo de la Universidad (Plaza Paraiso) como muestra de solidaridad para con sus colegas del centro de San Sadurni d’a Anoia (Barcelona) que se encuentran en situación de huelga indefinida desde Marzo de 2006 después de que la empresa en cuestión haya acosado sistematicamente a ciertos trabajadores e incluso llegado al despido de varios de ellos.

Todo comenzó cuando un grupo de trabajadores organizados dentro de la Sección Sindical de CNT en dicho centro solicitó que se cumpliera la legislación vigente referente a Seguridad e Higiene en el trabajo. Resultado de ello fue el despido fulminante de los tres delegados sindicales de este sindicato en el centro.

Durante este tiempo la actitud de los patronos, los hermanos Roig, ha sido evitar cualquier negociación, el despido de más trabajadores de la sección, el acoso en los centros de trabajo, los esquiroles a mansalva y otras formas de vulneración del derecho de Huelga, intentar comprar al Comité Nacional de este sindicato, las palizas a trabajadores rebeldes por “grupos de desconocidos”, en fin todas las prácticas caciquiles del siglo XIX, y que vuelven con una inusitada fuerza a nuestra sociedad. Puedes leer más sobre este suceso en la web Mercadona acosa

Lamentablemente este tipo de prácticas es hoy muy habitual en el mundo laboral. En estos días en los que muchos minimizan las diferencias entre las distintas ideologías y formas de entender la sociedad, llegando incluso a decir que las propuestas lanzadas por partidos progresistas y conservadores en materia de política económica y bienestar son esencialmente las mismas y que las diferencias en política solo son palpables en cuanto a la gestión de los recursos públicos, somos testigos de la impunidad con la que la mayoría de las empresas del sector privado cuentan cuando no respetan los derechos fundamentales de los trabajadores.

El empresario se convierte así en una especie de señor feudal con derechos absolutos en la relación laboral de forma que el trabajador se encuentra en una situación de indefensión total en la que su continuidad en la empresa está completamente en manos del empresario así como su propia dignidad personal y profesional. En caso de conflicto entre ambas partes (que recuerdo debería estar en una situación de igualdad en cuanto a la relación que les une) el empresario no tiene ningún miramiento de utilizar autenticas prácticas mafiosas para vejar, humillar, acosar, etc con tal de conseguir la salida del trabajador por propia voluntad o en caso contrario utilizar la formula del despido a su antojo sin importar lo más mínimo los términos recogidos en la legislación vigente a la hora de aplicar esta forma de extinción de la relación laboral.

Esta es la herencia de tantos años de neoliberalismo y pensamiento único tanto en la política como en el mundo económico y el gran legado que esta concepción de la vida tiene una corriente que no considera en absoluto la vertiente humana y social de todo trabajador y lo trata como un recurso económico más (como las máquinas, la electricidad, etc.) olvidando la dignidad que toda persona debe tener en todo momento.

Por todo ello mi solidaridad con los compañeros de Mercadona en sus reivindicaciones por lo que desde aquí transmito su situación para que otros se unan al boicot emprendido con esta empresa (y otras muchas más) que actuan con total impunidad en el maltrato a sus trabajadores.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: