jump to navigation

La democracia, una cuestión de grado como casi todo abril 16, 2009

Posted by Iván in Actualidad política.
Tags: , , , , , ,
trackback

Una vision del LobbyingLa mayor parte de las cuestiones no son ni blancas ni negras sino que se encuentran en una inmensa variedad de grises existentes entre los dos extremos antes mencionados. En este sentido la democracia es tambien un gris que puede ser más o menos claro, o más o menos oscuro, es decir que es una cuestión de grado.

Es por ello por lo que podemos hablar de diferentes tipos de democracia, de democracias más o menos puras, más o menos aceptables o en definitiva para entendernos todos de mejores o peores democracias. Sin duda la democracia directa, en la cual los individuos deciden directamente de las cuestiones, es más deseable o mejor que la democracia representativa en la cual personas electas representan al conjunto de la sociedad y toman las decisiones por ellas. Sin embargo en la mayor parte de las ocasiones las democracia directa no es aplicable por los altos costes que supondría en grupos grandes reunir a todo el mundo para tomar una u otra decisión. No obstante en ámbitos pequeños o en decisiones sencillas parece más adecuado, dadas las posibilidades existentes hoy en día, abogar por una elección directa que por una a través de representantes. Como ejemplo tenemos la elección de presidentes o responsables en estados como Francia y EE.UU. donde se eligen por elección directa o el caso español donde esta elección se delega en favor de los diputados electos, esto es, se realiza a través de una elección indirecta. Parece claro que, a pesar de que ambos sistemas pueden considerarse legítimos democraticamente, los resultados seran más consistentes y desde luego representarán mejor el deseo de la mayoría en el primer caso que en el segundo. Así si se desea fomentar la participación y que la opinión de cada uno cuente es necesario fomentar la utilización de elecciones directas cuando sea posible.

Dentro de las democracias representativas tambien podemos distinguir entre mejores y peores democracias. Con todas sus imperfecciones las democracias europeas, al menos en cuanto a su sistema parlamentario, parecen tener mejores resultados que la democracia norteamericana donde se ha institucionalizado una autentica perversión del sistema democrático a traves del llamado lobbying, esto es de la participación de grupos de interés que utilizando su poder intentan influir en las decisiones políticas para favorecer sus propios intereses. De esta forma individuos que no han sido elegidos por los ciudadanos obtienen un poder basado en su influencia social o económica que escapa a cualquier cauce de control democrático. Esta crítica al sistema de grupos de presión en la acción colectiva no es nueva y la podeis encontrar en la obra del economista norteamericano Mancur Olson y en especial en su libro “La lógica de la Acción Colectiva” de 1971 por el cual obtuvo el Premio Nobel de Economía en 1979.

Os invito a leer esta obra y otras sobre la materia porque son altamente instructivas y nos invitan a reflexionar sobre cuestiones tan importantes como nuestra convivencia democrática y las posibles formas para mejorarla.

Anuncios

Comentarios»

1. elblogdeluispastor - abril 16, 2009

Enhorabuena por todo, por los resultados del estudio y por poder disfrutar una vez mas de tus comentarios que no tienen desperdicio. ¿ahora que lo pienso, a que me suena esto de los lobbys? Hace poco leí algo sobre esto y no lo recuerdo bien del todo.
Salud amigo

2. Roberto Viruete Erdozain - abril 17, 2009

Hola Iván. Me parecen muy acertadas tus reflexiones y creo que en parte tienes razón. Actualmente pienso que la democracia directa es más factible a través de las nuevas tecnologías, que las usamos por ejemplo para nominar y tirar a los integrantes de los programas basuras o para filtrar las canciones de Eurovisión. La otra cosa que me gustaría comentarte es en relación con la elección del presidente de Estados Unidos. Pese a lo que nos hacen creer, la elección de Obama y antecesores no se produce mediante sufragio universal directo como en el caso de Francia, sino mediante sufragio universal indirecto como en España el presidente del Gobierno. Los estadounidenses eligen delegados por cada Estado. Cada Estado tiene un número asignado de delegados. Quien gana en el Estado consigue todos los delegados. Después de esa elección de delegados, éstos se reunen y eligen al presidente. Se da por descontado la disciplina de partido y de ahí que pensemos que la elección es directa, pero norrr. No obstante es mejor que la elección del presidente de la II República española, que si no recuerdo mal se hacía a través de los diputados y de un colegio electoral cuyos integrantes eran elegidos por el pueblo. Aquí hay doble sistema indirecto. De todas formas, tomo nota del libro, tiene pinta de ser muy interesante.

3. Iván - abril 17, 2009

Hola Roberto. Gracias por visitar el blog. Tienes toda la razón. Es un lapsus lo de USA donde como bien dices se nombra presidente aquel que tiene más votos electorales que son delegados elegidos por Estados. No obstante y a pesar de ello este sistema es en mi opinión mejor q la elección a través de parlamentos. Salud


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: