jump to navigation

Dos cartas, dos estilos enero 26, 2010

Posted by Iván in Actualidad política, Agua.
Tags: , , , , , ,
trackback

Hoy he recibido dos cartas. En este mundo digital en el que vivimos solamente las podía recibir por e-mail, más ecológico y mucho más rápido, eso si, algo más impersonal. La primera (cronológicamente se entiende) iba en un adjunto, la segunda en el propio cuerpo del mensaje.

Más allá de la similitud en el medio de difusión, son totalmente diferentes y me han generado sensaciones opuestas.  Así, la primera está firmada por una persona, la segunda por un conjunto de gente, sin personalismos. Primera diferencia, la concepción de la cosa, entorno a alguien vs. entorno a un objetivo.

Sin entrar en otros temas de forma, me gustaría comentar cuestiones en cuanto a sus contenidos, lo verdaderamente importante del asunto. Ya se que en estos tiempos de la imagen, del aparentar, de las formas parece que lo que se dice no tiene importancia, sino que lo verdaderamente relevante es el cómo se dice. En mi caso, un buen profesor (holandés curiosamente) me enseñó que lo verdaderamente importante es el fondo y que las formas son accesorias, con cierta importancia, pero menos. Pero entremos en materia para ver los diferentes estilos.

En la primera se informa aunque desde una posición un tanto interesada. Por ello en ocasiones se hace un peculiar ejercicio de desinformación. Y es que cuando se falta a la verdad se esta cometiendo el pecado de mentir. El problema deriva de las consecuencias que se producen cuando al leer una carta como esta te surgen dudas acerca de la veracidad de los acontecimientos que se están relatando. Así, parafraseando a Friedrich W. Nieztsche “Lo que me preocupa no es que me hayas mentido, sino que, de ahora en adelante, ya no podré creer en ti”.

En cambio, en la segunda carta, aunque tambien se informa de una importante discrepancia, se hace muestra de un interés por lo que pueda pensar la persona que la lee, se hace un llamamiento sincero a la participación, a la realización de propuestas, sin apriorismos y por supuesto sin adoctrinamientos.

En la primera carta percibo cierta soledad, un intento de reafianzarse en una posición muy debilitada por falta de apoyos, especialmente de los más cercanos (al menos de los que parecían estar más cercanos). Leo varios intentos de echar balones fuera, de desviar la atención, de tapar los errores propios con errores del entorno, del resto del mundo, poca autocrítica desde luego (algo a lo que ya estoy demasiado acostumbrado).

La segunda me inspira coherencia, positivismo, orgullo, ilusión por cambiar las cosas, por sumar, por resolver problemas, la persecución de un fin y no un medio, discrepancia pero con respeto (cuanto se echa de menos esto ultimamente, incluso en los medios virtuales), en definitiva ganas de trabajar y arrimar el hombro, sin personalismos, ni intereses “ocultos”.

Ya veis, dos cartas con dos estilos muy diferentes. Desde luego me quedo con la segunda ya que con ella me siento menos solo, más arropado, más positivo, incluyente e integrador, en definitiva mejor.

Anuncios

Comentarios»

1. Jaime - enero 26, 2010

Estimado blogero
Con todos mis respetos, en absoluto estoy de acuerdo contigo. Afirmar, como has hecho, que en la primera que carta que has recibido el firmante miente, es una acusación, cuando menos, frívola.
No es una buena costumbre acusar de mentiroso, está feo, muy feo.
Impropia de una persona como tu,creia.
Tenía intención de contactar con los firmantes de tu segunda carta, intercambiar opiniones, ser conocedor de sus proyectos. Lo he pensado mejor, no lo haré.
saludos

Ivan Andres - enero 27, 2010

Estimado lector. Estoy seguro que si mentiras contenía la carta aludida más mentiras encuentro en tu comentario al afirmar que tu intención era contactar con los firmantes de la segunda. Tu anonimato, escondido en un nombre general, y las formas me hacen concluir que tu nómina viene firmada por los responsables de la primera carta y por tanto no vas, logicamente, a morder la mano que te da de comer. Cuando quieras te puedes identificar, dar la cara, firmar las cosas y entonces podremos entrar a debatir. Si quieres claro esta.

2. peleato - enero 28, 2010

Desconozco quien firma las nóminas del anterior internauta pero si algo es obvio, es el lamentable comentario tuyo, Ivan.
Tu mismo

3. Robertito - enero 29, 2010

Bueno, esta entrada me parece demasiado filosófica para mi tiempo libre. No tengo edad ya para comprenderla Iván. Bueno, en cuanto a lo que afirma Peleato. No estoy de acuerdo. Iván ha sido contundente, pero educado.

4. Iván - enero 30, 2010

Ademas yo firmo no como otros q se permiten dar lecciones de nada utilizando alias y nombres falsos. Vosotros mismos.

5. elblogdeluispastor - febrero 3, 2010

El ciudadano “Jaime”, por lo que pone en el comentario, es conocedor de ambas cartas, por lo tanto debe estar al tanto de todo lo que hay antes del envió de dichas comunicaciones y puede que también de las otras que por decisión autoritaria no se han enviado. Es comprensible su defensa de la situación actual, como también es comprensible que un colectivo de ciudadanos utilicen la palabra y las ideas cuando se juntan para debatir en libertad. Al final, como dice Iván, lo importante no son las florituras de los discursos sino el contenido y el trabajo colectivo para conseguir las metas aprobadas en libertad. Cada uno sabe lo que defiende, que nos dejen defender lo colectivo y que los que quieran defiendan lo suyo y privado.

Salud compañeros


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: