jump to navigation

Hasta siempre José Antonio Labordeta septiembre 20, 2010

Posted by Iván in Actualidad política, Agua, Cultura aragonesa.
Tags: , , , ,
2 comments

En la madrugada entre el sábado y el domingo nos dejaba un amigo que siempre estará con nosotros. Tras un día emotivo de ojos vidriosos, desazón y abatimiento, toca mirar hacia delante, a la vez que reconocer la extraordinaria trayectoria de un personaje ejemplar y muy querido en una tierra como Aragón, tan caracterizada por tratar en la mayoría de las ocasiones con desprecio e indiferencia a los grandes hombres y mujeres que han jalonado nuestra historia colectiva. Las continúas muestras de dolor y reconocimiento que estos días estamos viviendo, como las kilométricas colas para darle un último adios en la capilla ardiente instalada en el Palacio de La Aljafería, Sede de Las Cortes de Aragón, donde fue diputado hace unos años, dan fe del gran cariño que se le profesaba a este gran hombre.

Dicen que nadie es imprescindible, algo con lo que estoy bastante de acuerdo. Sin embargo José Antonio Labordeta es una de esas personas que sin ser imprescindibles sí son insustituibles. La marcha de José Antonio nos ha dejado un hueco enorme a muchos aragoneses dificilmente de llenar. En estas horas donde el consuelo es tan dificil de encontrar prefiero acordarme del gran legado que nos deja en forma de lucha por la libertad, la dignidad de Aragón después y finalmente contra la enfermedad en sus últimos años. Sin duda, aunque su marcha es una herida dificil de cerrar, su aportación para construir una sociedad mejor para todos es tan grande que debe hacernos superar estos tristes momentos.

Hace un par de semanas de manera casual mientras salía del trabajo ví por última vez a Labordeta. Acompañado por dos de sus hijas, quienes empujaban la silla de ruedas en la que iba, sonreía disfrutando de un agradable paseo en una cálida mañana de Septiembre tipicamente zaragozana. En aquel momento decidí no molestar un momento tan entrañable a la vez que me emocionaba del tesón con el que José Antonio afrontaba totalmente consciente de que, tal vez fueran sus últimos días con nosotros, ante lo avanzado de su grave enfermedad.

Y es precisamente como quiero recordar a este gran hombre. Como un incansable luchador pero siempre con una sonrisa y buen humor. Una persona de gran nobleza y corazón, que siempre será para muchos de nosotros un faro que nos iluminará en las tinieblas y que nos servirá de autentico referente para construir una sociedad mejor, más justa y más digna.

Por todo ello, y con la emoción que en estos momentos me embarga y tras haberle dado el último adiós, solo me queda decir…

HASTA SIEMPRE LABORDETA!!!!

Dos cartas, dos estilos enero 26, 2010

Posted by Iván in Actualidad política, Agua.
Tags: , , , , , ,
6 comments

Hoy he recibido dos cartas. En este mundo digital en el que vivimos solamente las podía recibir por e-mail, más ecológico y mucho más rápido, eso si, algo más impersonal. La primera (cronológicamente se entiende) iba en un adjunto, la segunda en el propio cuerpo del mensaje.

Más allá de la similitud en el medio de difusión, son totalmente diferentes y me han generado sensaciones opuestas.  Así, la primera está firmada por una persona, la segunda por un conjunto de gente, sin personalismos. Primera diferencia, la concepción de la cosa, entorno a alguien vs. entorno a un objetivo.

Sin entrar en otros temas de forma, me gustaría comentar cuestiones en cuanto a sus contenidos, lo verdaderamente importante del asunto. Ya se que en estos tiempos de la imagen, del aparentar, de las formas parece que lo que se dice no tiene importancia, sino que lo verdaderamente relevante es el cómo se dice. En mi caso, un buen profesor (holandés curiosamente) me enseñó que lo verdaderamente importante es el fondo y que las formas son accesorias, con cierta importancia, pero menos. Pero entremos en materia para ver los diferentes estilos.

En la primera se informa aunque desde una posición un tanto interesada. Por ello en ocasiones se hace un peculiar ejercicio de desinformación. Y es que cuando se falta a la verdad se esta cometiendo el pecado de mentir. El problema deriva de las consecuencias que se producen cuando al leer una carta como esta te surgen dudas acerca de la veracidad de los acontecimientos que se están relatando. Así, parafraseando a Friedrich W. Nieztsche «Lo que me preocupa no es que me hayas mentido, sino que, de ahora en adelante, ya no podré creer en ti».

En cambio, en la segunda carta, aunque tambien se informa de una importante discrepancia, se hace muestra de un interés por lo que pueda pensar la persona que la lee, se hace un llamamiento sincero a la participación, a la realización de propuestas, sin apriorismos y por supuesto sin adoctrinamientos.

En la primera carta percibo cierta soledad, un intento de reafianzarse en una posición muy debilitada por falta de apoyos, especialmente de los más cercanos (al menos de los que parecían estar más cercanos). Leo varios intentos de echar balones fuera, de desviar la atención, de tapar los errores propios con errores del entorno, del resto del mundo, poca autocrítica desde luego (algo a lo que ya estoy demasiado acostumbrado).

La segunda me inspira coherencia, positivismo, orgullo, ilusión por cambiar las cosas, por sumar, por resolver problemas, la persecución de un fin y no un medio, discrepancia pero con respeto (cuanto se echa de menos esto ultimamente, incluso en los medios virtuales), en definitiva ganas de trabajar y arrimar el hombro, sin personalismos, ni intereses «ocultos».

Ya veis, dos cartas con dos estilos muy diferentes. Desde luego me quedo con la segunda ya que con ella me siento menos solo, más arropado, más positivo, incluyente e integrador, en definitiva mejor.

La verdad de la «nueva» política hidraúlica diciembre 14, 2009

Posted by Iván in Actualidad política, Agua, Medioambiente.
Tags: , , , , ,
2 comments

Os adjunto un interesante artículo de Javier Martínez Gil, Catedrático de Hidrogeología de la Universidad de Zaragoza y miembro de la Fundación Nueva Cultura del Agua, acerca de las lecciones que podemos sacar del caso Yesa y otros de la política hidraúlica.

LA LECCIÓN DEL CASO YESA

En el estado de derecho en el que vivimos, las reglas son en demasiadas ocasiones pura menudencia. Quienes prescinden de lo que pueda decir la Justicia yendo a los hechos consumados, son conscientes
de que jamás los jueces serán capaces de detener una obra que haya sido declarada de «interés general»,
y menos de encausar a nadie por la vía penal cuando detrás de ese alguien está el gran poder. No vamos a entrar en la falta de legitimidad moral y en la frivolidad con la que el poder político declara una actuación de interés general.

Sin entrar en el contenido triunfalista de la noticia, que sólo prevé grandes parabienes para la obra, quiero señalar dos cosas. La primera es que en ese 20% de miembros de la Comisión del Agua del Gobierno de Aragón al que se refiere la noticia que mostró en su día la disconformidad con la obra, frente a una abrumadora mayoría del 80% a favor, no están sólo los afectados y ecologistas, como se especifica y enfatiza, sino también el 100% de los representantes de la Universidad en esa Comisión. ¡Pequeño detalle, que nunca ha querido ser matizado ante la sociedad! Y es que el saber académico -el de la gente que estudia
los problemas desde perspectivas más globales y con más información, que recoge la experiencia de aquí y allá en ese tipo de problemas-, sólo interesa cuando da la razón a quien gobierna o a quien manda; es decir, a los poderes fácticos, a quienes tienen depositados en esos proyectos grandes intereses en nombre del interés general.

Una vez más se ha ninguneado a la Universidad en este conflicto; para mi, con clara intención. Mis quejas personales expresadas en varias ocasiones y en otras tantas explicaciones de voto como miembro de esa Comisión del Agua en la que estoy representando a la universidad, nunca ha servido para corregir nada. Omitir
la opinión de los representantes de la universidad es robar a los ciudadanos un derecho a una información en principio aséptica y sabia, fuera al menos de los juegos, los arreglos políticos y las disciplinas de voto. ¡Y luego hablan de participación! A mí lacacareada y orquestada participación me suena ya a milonga, si se pintan las farolas de las presas de amarillo o de verde. Lo esencial no es cuestionable.

Sin embargo, es probable que a un sector significativo de la sociedad le interese bastante más la opinión de la universidad que la de cualquier representante político o beneficiario absolutamente lego en los saberes debatidos, que vota por disciplina de los intereses organizados, y más, desde luego, que la opinión del propio promotor del proyecto, que en estos casos es juez y parte del conflicto, léase Ministerio de Medio Ambiente o Confederación Hidrográfica.

La segunda cuestión se refiere al coste final de la obra y, por tanto, al coste del metro cúbico de agua servido. Es evidente a estas alturas, que el proyecto técnico del recrecimiento de la presa de Yesa -como casi siempre ha venido ocurriendo en estos casos-, es una chapuza más, llamada a hacer frente a cantidad de problemas no contemplados ni cuantificados en su momento en el proyecto. Un proyecto medianamente serio no puede encontrarse con tanto problema previsibles como los que se está encontrando esta obra; problemas que van a incrementar el coste final hasta niveles insospechados. Para eso están los anteproyectos.

¿Quién va a pagar ese coste adicional del metro cúbico de agua? Los responsables/irresponsables? por supuesto que no- El sistema está montado para que así sea ¿Alguna vez alguien hará las cuentas finales de este proyecto? No.

Somos los ciudadanos, como siempre, quienes habremos de pagar las torpezas y el capricho de una forma chapucera e interesada de actuar; eso sí, democrática ¡faltaría más! No será de forma explícita, con un impuesto especial, sino de implícita e indirecta, a costa de otras posibles prestaciones sociales, sin duda más perentorias. Y es que las políticas del agua han sido siempre una suma de grandes y poderosos intereses organizados, incluido el chalaneo político, con Franco y sin Franco.

Bajo formas diferentes, el autoritarismo hidráulico sigue hoy en vigor; disfruta de buena salud, con Narbona y sin Narbona. Nuestras políticas hidrológicas siguen siendo fontanería hidráulica, por mucho que nos las maquillen. Los fontaneros llevan fama de ganar mucho dinero, no sé si es verdad. Podríamos hablar de Yesa, Itoiz, Biscarrués, Santaliestra,… y de todo lo que nos viene encima en ese famoso Anejo II del Plan Hidrológico Nacional. Los planes hidrológicos continúan siendo esencialmente planes de reparto del recurso,
de liquidación por la vía de la privatización fáctica de lo poco que va quedando. ¿Quién defiende hoy en día el valor de los ríos, su funcionalidad y lo que significan para el ser humano? Las instituciones medioambientales me parece que no.

En fin, que seguimos en la vieja política hidráulica, teñida ahora de hermosas y vacías palabras como “participación”, “democracia”, “respeto al medio ambiente”, “interés general”, “estudios de impacto”, “planes nacionales de restauración de ríos y riberas…, etc. ¡Cuánlejos estamos del bien hacer hidrológico y medioambiental! Entretanto, formando parte de la táctica del sistema, a muchos de quienes tienen capacidad crítica y de concienciación social, sean personas o colectivos, da la impresión que se ha
logrado mantenerles entretenidos con proyectos y ocupaciones inocuas, que les obligan a mirar a otra parte,
allí donde no están los verdaderos problemas. ¿Alguien piensa en el devenir del río Aragón, que debiendo estar hace años en la UVI sigue en el punto de mira de proyectos fluviocidas como el de Yesa e Itoiz? ¿Alguien piensa en los valores patrimoniales de naturaleza e historia en juego, y en el cadáver que acabará siendo -de hecho ya lo es- ese río si alguna vez entran a funcionar esos proyectos? ¿Alguien piensa en la vergüenza de convertir el escenario de la historia más antigua de Aragón, patrimonio de la Humanidad,
primer Camino Cultural de Europe en un nuevo y extenso barrizal?

¿Acaso cuenta el dolor moral que infringe esa obra a los afectados? ¿Acaso la grandeza de la democracia
no es precisamente la salvaguardia de los derechos de las minorías? Estamos llamando progreso a lo que
no es sino darle fuego a todo, bien hacer hidrológico a lo que no es sino un fluviocidio. Hemos perdido el respeto a todo, como dice BEBE en su canción «La Tierra está malita»,… sin respeto no hay nada que hacer. No hay apenas actitudes ejemplares en nada. Vivimos en la mentira y en la falta de credibilidad, a muchos nos dan igual PPs que PSOEs, IUs que PAR. En aras del progreso seguimos avanzando por el camino del vandalismo (¡con perdón de los vándalos!). Nadie habla de los costes internos a la sociedad ni del saqueo
que representan con frecuencia este tipo de obras al patrimonio colectivo.

Sigamos sembrado vientos… Sigamos confundiendo el futuro con el saqueo.

Mularroya es ilegal, Ayúdanos a pararlo noviembre 6, 2009

Posted by Iván in Actualidad política, Agua, Medioambiente.
Tags: , , , , , ,
add a comment

Azafra también contra MularroyaComo me imagino que ya conoceis, la Audiencia Nacional anuló recientemente el proyecto de Mularroya, pero el Ministerio va a recurrir al Tribunal Supremo. Sin embargo eso no significa que se vaya a parar la construcción de este esperpento económico, social y medioambiental. Bien al contrario, para poder seguir en el proceso judicial y solicitar el cumplimiento de la sentencia, la asociación Jalón Vivo necesita incurrir en unos gastos de abogados de más de 12.000 euros. Es alucinante pero para que se cumpla lo que dicen los tribunales hay que hacer otro trámite que cuesta más de dos millones de las antiguas pesetas. Como podeis imaginar, para esta asociación, como para cualquiera, esta cifra es inasumible, por lo que están pidiendo colaboración de todos.

Por todo ello, si crees que el Estado debe cumplir sus propias leyes, las que todos los comunes de los mortales estamos obligados a seguir, ya que si no se nos cae el pelo, si estas en contra del abuso del sistema judicial, el cual sólo proteje al más fuerte y poderoso, si en definitiva crees que el  Río Jalón tiene que seguir estando vivo, y que el embalse de Mularroya es una barbaridad, puedes aportar la cifra que consideres en este número de cuenta de esta asociación

Cuenta de Ibercaja número: 2085-1068-32-0330044880

Y para aportar una opinión autorizada del tema os dejo el siguiente artículo de Pedro Arrojo, Premio Goldman (equivalente a lo que sería un Premio Nobel de Medioambiente), profesor de la Facultad de CC. Económicas y Empresariales y miembro de la Fundación Nueva Cultura del Agua, entre otras cosas.

Mularroya, un mal proyecto
por Pedro Arrojo , El Periódico de Aragón (03/07/2009)

Finalmente los tribunales han anulado el proyecto de embalse de Mularroya en la sentencia del contencioso administrativo que la Plataforma Jalón Vivo había planteado. Los argumentos ambientales, que la legislación europea define cada vez con mayor rigor, han sido la clave.

Por mi parte, en cuantas ocasiones he estudiado el proyecto y los problemas de la comarca de Cariñena-Alfamén, siempre he insistido en que es uno de los embalses más irracionales, desde el punto de vista económico, de cuantos han suscitado conflictos en Aragón.

Teóricamente Mularroya debería resolver los “déficits” creados por la sobreexplotación del acuífero de Alfamén. Sin embargo, estos problemas se manifiestan en las zonas del acuífero más alejadas del Jalón, donde los terrenos están a una cota muy superior a la del embalse de Mularroya, lo que deja a los posibles usuarios fuera del área de servicio del embalse. Por el contrario, los regantes próximos a las riberas del Jalón, que sí quedarían cubiertos por la cota del embalse, disponen siempre de agua, a escasa profundidad bajo sus fincas, aún en años de sequía, pues el acuífero drena las aguas desde el Huerva hacia el Jalón. Se trata de dilucidar qué costaría más: ¿Pagar canon y tarifa del embalse y del canal, o pagar el correspondiente bombeo de aguas del acuífero?

Quien conoce el proyecto de Mularroya sabe que, los 15.000 millones de antiguas pesetas del primer proyecto, ya en 1999, se habían transformado en un presupuesto de 28.000 millones. Por otro lado, el coste mayor (más que la presa) se produciría en la perforación del túnel que debería conducir el agua hasta la zona de desembalse, atravesando una muralla de cuarcita.

EL COSTE TOTAL de estas obras, amortizadas de forma rigurosa a 40 años, supondría entre 0,12 y 0,18 euros por metro cúbico; y ello suponiendo que no se produjeran las habituales desviaciones presupuestarias que suelen elevar los costes de ejecución en no menos del 30%. Si se calcula el canon y tarifa, desde el vigente reglamento del dominio público hidráulico (que debería reformarse para adecuarlo a los criterios de la Directiva Marco europea), lo que deberían pagar los futuros usuarios se elevaría a unas 50.000 antiguas pesetas por hectárea el primer año y una media de más de 40.000 en media a lo largo de los 10 primeros años. Y ello suponiendo que todos los usuarios potenciales estén dispuestos a pagar. Sin embargo, resulta evidente que la mayoría de ellos no lo estarían, como no lo estuvieron en el caso del bombeo de la Tranquera, tras gastarse más de 2000 millones de las antiguas pesetas del erario público, en la década de los 90.

La razón radica en que, en la zona baja del acuífero, junto al Jalón, aún en años de sequía, cuando los caudales de las acequias son escasos, se puede bombear agua del acuífero, por un coste inferior a 0,02 euros por metro cúbico.

En todo caso, la Confederación Hidrográfica del Ebro debería haber explicado claramente a los futuros usuarios, lo que deberían pagar por el agua, condicionando las eventuales obras a un compromiso de pago, firmado por los futuros usuarios. Si tan sólo una parte de ellos aceptara el compromiso, el coste por hectárea debería revisarse al alta, para cubrir los costes que exige la ley. No ofrecer esta información clara a los futuros usuarios y no exigir por adelantado su compromiso de pago nos conduciría, como en el caso del bombeo de la Tranquera, a enormes gastos públicos que quedarían en quiebra financiera.

Alternativas existen muchas, pero sin duda, la línea de acción más razonable pasa por organizar una comunidad de usuarios del acuífero de Alfamén, que ponga orden en la explotación sostenible de ese patrimonio, que es de todos.

Una vez organizado el buen gobierno del acuífero, con la colaboración directa de los propios usuarios, la clave estaría en abrir estrategias de realimentación artificial del acuífero, estudiando las cotas y lugares más apropiados para realizar esa recarga con caudales de invierno. Siendo que ya disponemos de un enorme embalse bajo nuestros pies, resulta absurdo que construyamos otro. Y menos hoy, con la que está cayendo, en plena crisis económica.

Hoy si tocaba brindar con champagne julio 2, 2009

Posted by Iván in Actualidad política, Agua, Economía.
Tags: , , , ,
1 comment so far

Mularroya NOHoy jueves 2 de agosto a las 20:15 hrs varias de las gentes que hemos estado apoyando la causa contra el embalse de Mularroya, entre los que destacaba la presencia de Rosa Aznar, alma mater del movimiento en defensa del río Jalón, nos hemos juntado en la puerta de la Confederación Hidrográfica del Ebro para brindar por la resolución por parte de la Audiencia Nacional del recurso en contra de la declaración de impacto ambiental del proyecto. La sentencia de hoy pone fin a un largo proceso y hace justicia a lo que era a todas luces un esperpento a nivel social, económico y medioambiental en pleno siglo XXI.
Lamentablemente las obras del pantano ya hace tiempo que comenzaron llevándose por delante gran parte del encanto paisajístico del paraje de Mularroya, el cual será dificil, por no decir imposible, de recuperar.
Estos años han sido largos y duros, con mucha incomprensión y desprecio por parte de muchos. A todos ellos, y en especial a aquellos que de manera incoherente apoyaban este proyecto a pesar de decir defender la Nueva Cultura del Agua les dedicamos esta Gran Victoria para nuestras gentes, nuestros pueblos y nuestro medioambiente. En definitiva una victoria para nuestro futuro.